Las urgencias médicas más comunes del verano y como enfrentarlas

El inicio del verano trae un aumento importante en el número de consultas de Urgencia, según la doctora Daniela Villarroel, jefe del Servicio de Urgencia de Clínica Los Carrera. La mayoría de las personas que llega a esta área lo hace por alguna de las siguientes causas: problemas gastrointestinales, medioambientales, traumatismos y reacciones alérgicas.

Intoxicaciones y otros problemas gastrointestinales Algunas personas consumen en exceso alcohol y alimentos en las fiestas de fin de año y en las vacaciones, lo que en ciertos casos puede significar severos problemas gastrointestinales e incluso intoxicaciones, diarrea y deshidratación. “La recomendación básica es moderar la ingesta de alcohol y comida, vigilar la higiene de los alimentos, no comer alimentos crudos, mayonesa preparada y bebidas con hielo. Aumentar el consumo de agua, ojalá dos litros diarios, en especial si se practica ejercicio, para evitar la deshidratación”, explica. En qué casos se recomienda ir a un servicio de Urgencia: cuando la persona va al baño más de cuatro veces diarias, si presenta fiebre o vómitos reiterados por más de 24 horas.

Picaduras de insectos y alergias para quienes tienen antecedentes de alergias a la Diel, es recomendable usar repelentes de insectos y
ropa que cubra las extremidades. En caso de una picadura de insecto, evitar rascar la zona pues se irritará más. Se recomienda consultar en Urgencia para las personas que son alérgicas a la picadura de abejas, y también si se produce fiebre o dificultad para respirar.

Traumatismos y desgarros

Muchos sienten el impulso de practicar deporte intensamente en la época de verano, pero si no tienen un acondicionamiento físico previo, esto podría provocar lesiones osteomusculares e incluso traumatismos por caídas y fracturas. “Cuando comienzan a sentir dolores articulares, falta de aire o dolor en el pecho, es una señal de que se está realizando ejercicio en forma inadecuada para esa persona. Si hay dolor en el pecho, se recomienda suspender el ejercicio y consultar de inmediato con un médico”, señala la Dra. Villarroel.

Quemaduras e insolación

Las quemaduras solares son uno de los problemas más fáciles de prevenir, ya que basta con el uso de filtro solar certificado, gorro, quitasol y evitar exponerse al sol entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde. En caso de quemaduras solares, se recomienda aplicar frío local. La insolación, en cambio, se manifiesta usualmente con fiebre y dolor muscular, y se recomienda tomar mucho líquido apenas aparezcan estos síntomas. “En ambos casos -insolación o quemadura- es bueno consultar acudir a Urgencia si la fiebre no baja luego de 2 ó 4 horas, para evitar deshidratación o infección cutánea”, concluye la profesional.